La incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria o pérdida involuntaria de la orina, es una condición innata en el ser humano, que en los primeros años de la vida la mayoría de las personas logra revertir, convirtiendo a la micción en un acto voluntario. Sin embargo a lo largo de la vida la incontinencia urinaria puede reaparecer en diversas situaciones, siendo más prevalente en las mujeres que en los hombres, y aumentando de forma significativa con el envejecimiento, de forma que en personas de edad avanzada es una condición muy frecuente..

La incontinencia urinaria es un diagnostico muy fácil porque ya viene establecido por el propio paciente, siendo la misión del urólogo la de averiguar el mecanismo patofisiológico por el que esta se produce. Generalmente esto se consigue con una buena historia clínica complementada por cuestionarios apropiados , una adecuada exploración física , y en ocasiones realización de pruebas de imagen ( ecografía, cisouretrografia…) y estudios urodinámicos, como la flujometría miccional.

Como resultado de este trabajo diagnostico se pueden establecer de forma esquemática 3 condiciones causantes de la incontinencia, cada una con un manejo terapéutico distinto, aunque en la práctica clínica son frecuentes los mecanismos de incontinencia mixtos:

  1. Incontinencia de esfuerzo o de estrés, ocasionada por fallo en el cierre de salida vesical. En los grados más leves la modificación de estilos de vida junto a los ejercicios de suelo pélvico ( maniobras de Kegel ) puede ser suficiente, pero en casos más graves se requerirá de tratamiento quirúrgico con la utilización de “slings” ( mallas), inyección de sustancias abultantes y/o esfínter urinario artificial.
  2. Incontinencia por urgencia , ocasionada por hiperactividad del detrusor. Como en el apartado anterior la modificación de estilos de vida y la reeducación vesical constituiría el manejo inicial, para posteriormente pasar al tratamiento farmacológico ( antimuscarínicos, beta 3 adrenérgicos ) y cuando esto falle la inyección de toxina botulínica, neuromodulación, cistoplastias de aumento o derivación urinaria en los casos más graves que hayan fallado los tratamientos previos.
  3. Incontinencia por rebosamiento, ocasionada por mal vaciamiento vesical secundario a obstrucción de salida o hipocontractilidad del detrusor. En estos casos la solución descansaría en el uso de fármacos alfa-bloqueantes o inhibidores de la 5 alfa-reductasa ( estos últimos en el varón exclusivamente) , cateterismos intermitentes, neuromodulación y finalmente la corrección quirúrgica de la causa subyacente ( prolapso en mujeres, hipertrofia prostática en varones y estenosis de uretra o cuello vesical en ambos).

 

 

La incontinencia urinaria
4.9 (97.78%) 9 votos